Fabra dilapida 16 millones en el aeropuerto de Castellón y recorta a la mitad los fondos de la oficina de empleo

noviembre 15, 2012 No Comments »
Fabra dilapida 16 millones en el aeropuerto de Castellón y recorta a la mitad los fondos de la oficina de empleo

Que una cosa es predicar y otra dar trigo lo demuestran los Presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2013, en los que “lo importante es el gasto social”, proclama el Consell…

Pero mientras el aeropuerto de Castellón dilapidará 16 millones, la partida destinada al Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) se recorta un 49% en unos momentos en que el 28% de los valencianos está en paro.

El consejero de Presidencia de la Generalitat Valenciana, José Císcar, se ufanaba este martes en las Corts de que los Presupuestos para 2013 son “austeros, responsables y realistas” con el objetivo de financiar “lo importante, que es el gasto social”. Y para justificar su argumentario, el también vicepresidente del Gobierno valenciano indicó que “el 88’9% del presupuesto se dedica a políticas sociales”.

Hachazo a la oficina de empleo
Pero para contraponer el argumentario de la Generalitat, que lleva la austeridad como santo y seña de su política, no hay como ir a las cifras de los Presupuestos, en los que choca que se destinen 16 millones al aeropuerto de Castellón, en el que solo vuelan las moscas, mientras se recorta a la mitad la partida del departamento dedicado a buscar trabajo a los más de 700.000 valencianos desempleados. Así, el Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) sufrirá un recorte del 49%, ya que pasará de los más de 208 millones de este año a tan solo 105,4 durante el próximo ejercicio, cifra con la que tendrá que seguir intentado encontrar un empleo al 28% de los valencianos.

Conejos, hurones y halcones
Por el contrario, el aeropuerto de Castellón, del que el cacique Carlos Fabra sigue siendo presidente de la empresa pública que lo gestiona, despilfarrará 15’9 millones cuando el único avión que se ha visto por ahora en sus instalaciones es el que remata la escultura con la que el artista Juan Ripollés homenajea al expresidente del PP castellonense.

Para mantener el aeropuerto de Castellón que lleva enterrados más de 150 millones y fue inaugurada por Camps en vísperas de las elecciones autonómicas de 2011 pese a no estar terminadas, la Generalitat ha destinado para el próximo año casi 16 millones. Así, se han previsto 237.330 euros para los salarios del personal, de los que el director de este aeródromo fantasma se llevará 84.000, unos 7.000 más de lo que gana el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Los gastos de funcionamiento del aeropuerto de Castellón consumirán 4’7 millones, cuando los únicos que funcionan allí son los miles de conejos que campan a sus anchas por el cemento de las pistas. El servicio de halcones y hurones, con los que se combate la plaga de mamíferos que amenaza con afectar las instalaciones, se llevará otros 456.521 euros.

Más dinero para asesores
Mientras dos de cada tres farmacias valencianas permanecen cerradas estos días en protesta por los 450 millones que les adeuda la Generalitat y el sector de la dependencia reclama en las calles otros 50 millones en atrasos, resulta más que chocante que una de las pocas partidas de los Presupuestos que aumente, tanto en número como en gasto, sea la de asesores del Consell. Si este año la nómina de asesores de Presidencia y del resto de consejerías es de 102 personas, el próximo año llegará hasta los 105 y eso a pesar del anuncio oficial de que iba a recortarse el gasto en personal de confianza. El área de Presidencia gana 4 asesores al pasar de 26 a 30 y Cultura pierde uno y se queda con siete. En total, la plantilla del personal de confianza del Consell supondrá un dispendio próximo a los cuatro millones, 120.000 euros más que este año.

Los nuevos hospitales, “un lujo”
Con una reducción presupuestaria global de 1.700 millones de euros, el pago de la deuda se ha convertido en el capítulo degasto más importante, después de la educación y la sanidad, dos pilares fundamentales del estado del bienestar que se van erosionando a base de recortes de plantillas, recursos y servicios.

El recorte de inversiones reales en Sanidad será de un 67.8% al pasar de los 100’6 millones de este año a los 32’4 del próximo ejercicio, insuficientes para la apertura de dos hospitales prácticamente terminados, en cuya construcción se invirtieron 50 millones. La asfixia financiera de la Generalitat es tal que no hay ninguna partida para sufragar los 20 millones que costaría el mantenimiento de los hospitales de Llíria y Gandia, que deberían estar en funcionamiento desde 2009 y 2010, respectivamente. Ya lo anunció el consejero de Sanidad hace unos meses cuando avisó de que los nuevos hospitales se abrirían “cuando la sociedad pueda permitirse ese lujo”.

extraído de kaosenlared.net

Leave A Response